chatarreria jareño

Entradas con la etiqueta ‘siderurgia’

 

De los 13,6 millones de toneladas de chatarra que se han producido a lo largo de 2012 en nuestro país, más de 11 millones toneladas han sido tratadas por nuestras industrias siderúrgicas, pese al descenso del 12%  que ha sufrido la producción de acero a causa de la crisis económica actual.

Pero no sólo ha bajado la producción, sino que también el reciclaje ha descendido un 10,4 %, por lo que podemos decir que esos 11,2 millones de chatarra suponen prácticamente un reciclado completo de todo lo producido.

En España, la producción industrial de acero depende siempre en mayor o menor medida del material reciclado, y cada tonelada de acero que se recicla supone un ahorro de 1´5 toneladas de  hierro, un 85% de agua, el 80% de la energía y un 85% de carbón.

 

Reciclando chatarra metálica

 

Para el proceso de fabricación de acero se utilizan dos métodos principalmente:

  • Siderurgia Integral: en horno alto y acería al oxigeno LD, donde la producción se realiza a partir de mineral de hierro y un 30% de chatarra para regular la temperatura.
  • Acería de horno eléctrico: en el que se puede utilizar el 100% de chatarra como materia prima.

 

Este último método ha supuesto además el 75% de esos casi 14 millones de toneladas producidas, mientras que la media europea apenas alcanza el 43% y la media mundial se queda en un 29%.

Respecto al tratamiento internacional de este tipo de residuos, en 2012 España ha importado 4,3 millones de toneladas que se procesaron cumpliendo, por supuesto, las garantías y controles medioambientales y de las cuales un 71% se volvió a exportar como material elaborado.

UNESID valora muy positivamente el papel de la siderurgia la economía del país puesto que ha contribuido con 2.100 millones de euros, un 57% más que en 2011, que supone además el 14% del superávit comercial no energético de España.

¿Tienes claro que el reciclaje es el futuro? ¿Ves en la economía “verde” una posible salida de la crisis? Déjanos tu comentario.

Hoy vamos a hablaros sobre el aluminio y sus principales características compartiendo cierta información interesante que hemos encontrado en la web Aluminio.org.

El aluminio es un tipo de metal con innumerables propiedades que permiten que a través de su reciclado se puedan logran excelentes beneficios medioambientales, económicos y sociales. Por este motivo se considera que reciclar la chatarra de aluminio es una actividad sencilla y que es capaz de proporcionar un importante ahorro de materias primas vírgenes. A continuación enumeramos brevemente los beneficios:

  • La producción de aluminio a partir de la chatarra supone un 95% de ahorro de energía.
  • El metal conserva todas sus propiedades y características durante el proceso de reciclado.
  • El 100% del aluminio puede ser reciclado.
  • Material fácilmente maleable y por tanto, de fácil transporte.
  • El aluminio se revaloriza energéticamente aumentando su valor en la London Metal Exchange.
  • El aluminio puede reciclarse un número ilimitado de veces.

Las propiedades que hacen que el aluminio sea un metal tan valioso y con tantas posibilidades de aprovechamiento que hace que las tasas de recuperación y reciclaje de este material sean considerablemente elevadas.

Como comentamos en nuestro anterior artículo: El aluminio y el ciclo de vida del “metal verde”, éste es un material extremadamente ligero (1/3 del peso del cobre o del acero), con una excelente resistencia a la corrosión, algo importante en productos que requieren protección y conservación, que proporciona una buena conductividad de la electricidad y el calor, sin magnetismo ni toxicidad, con propiedades reflectoras de luz, impermeable y fácilmente deformable.

El aluminio alcanza unas tasas de reciclado en la Unión Europea (UE) muy elevadas pues se llega a reciclar hasta un 50% en envases, un 85% en materiales de construcción, y un 95% en elementos de transporte. Esto genera un impacto ambiental muy positivo, pues la producción anual de aluminio reciclado en Europa asciende a 4 millones de toneladas.

  • Los resultados dependerán de la recuperación de la industria siderúrgica a nivel nacional, aunque la incertidumbre provocada por las dificultades de acceso a financiación bancaria, aplazamientos de pagos y deudas sobre la reactivación de la demanda no aseguran una recuperación del sector, según un reciente informe elaborado a nivel internacional por Crédito y Caución.

El informe Market Monitor presentado por Crédito y Caución, que recoge las perspectivas y estimaciones de futuro del sector siderúrgico en España, Italia, China, Austria, Eslovaquia y Turquía, revela unas expectativas neutras para 2011, que no permiten  asegurar una recuperación a corto o mediano plazo.

“Los resultados dependerán, en gran medida, de la recuperación de la industria nacional. Actualmente, la producción española muestra signos favorables, aunque la incertidumbre por la dificultad de acceso a la financiación bancaria, los aplazamientos de pago y las dudas sobre la reactivación de la demanda, no permiten asegurar una recuperación del sector siderúrgico en España a corto y medio plazo”, indica el estudio.

Y todo ello, pese a que durante el pasado ejercicio 2010 el sector siderúrgico fue uno de los pocos que en España pudo presumir de un cambio de tendencia y del inicio de una senda de recuperación.

Si bien esta recuperación estuvo marcada por el desarrollo de las transacciones en el exterior, el Market Monitor aclara en este sentido que el comportamiento del mercado ha sido más positivo en el primer semestre del año que en el segundo; y se ha fundamentado en el esfuerzo exportador realizado por las empresas españolas, y no en la demanda nacional. Sin embargo, la desaceleración del ramo automovilístico a partir del último tercio del año 2010, por la eliminación de ayudas estatales, frenó su recuperación.

En 2010 la producción total de acero en España creció un 13.8% frente al año anterior, y las entregas totales de productos siderúrgicos un 5.1%. Mientras que en el mercado nacional las entregas han crecido un 4.2%, en el europeo se ha incrementado un 19.1%, por la necesidad española de abrirse a nuevas oportunidades de negocio. Tubos y automoción fueron las áreas más fuertes y propicios a obtener cifras positivas, en contra el de los electrodomésticos y las estructuras metálicas, que se han erigido como los más débiles y con más dificultades para recuperarse.

Fuente: tecnipublicaciones.com