chatarreria jareño

Entradas con la etiqueta ‘cobre’

Según se demuestra en un estudio publicado en la revista Journal of Archaeological Science, es posible encontrar claras evidencias de la existencia del reciclaje como concepto en la Prehistoria.

Los resultados del estudio muestran como el reciclaje de utensilios fue una práctica muy habitual durante el Paleontológico superior. En esta época el uso de herramientas recicladas era muy común en las actividades domésticas y estaba asociado a necesidades inmediatas.

DSC02111

¿Cómo surgen los utensilios domésticos reciclados?

El reciclado de este tipo de herramientas nace de la necesidad de disponer de una forma sencilla e inmediata un utensilio que facilite las tareas diarias de supervivencia. Sin embargo, las herramientas de caza no solían ser fabricadas con elementos reciclados, sino que se reciclaban para transformarse en herramientas dobles.

Este hecho, en parte, nos indica que una buena parte de esos utensilios no fueron concebidos en un principio como herramientas de doble uso, sino que cuando el artefacto fue reciclado se le añadió la segunda herramienta.

Recursos naturales empleados de manera sostenible

Tomando como referencia el comportamiento de los actuales indígenas, se observa como el reciclaje pudo ser una acción determinante en las poblaciones cazadoras y recolectoras del Paleolítico. Pero ¿por qué fue tan importante? Lo vemos a continuación:

Fue un movimiento importante a nivel económico pues además de incrementar la disponibilidad de los recursos se ha convertido en un factor muy relevante a la hora de interpretar los yacimientos que no solamente se trataba de lugares en los que poder vivir, sino que también eran espacios donde se aprovisionaban de recursos.

La reutilización de recursos hizo que estos humanos no tuvieran que desplazarse a los lugares donde se hallaba la materia prima para fabricar sus herramientas, pues utilizaban los utensilios abandonados por anteriores grupos de población y los reciclaban adaptándolos a sus necesidades.

¿Qué os parecen los ancestros del reciclaje? ¿Os imaginabais a los habitantes de la era del Paleontológico reciclando sus utensilios? ¡Déjanos tus comentarios!

Vía @ ECOticias

 

Según un informe realizado por el Servicio Geológico de Estados Unidos en 2012, Chile se posiciona como el país con las mayores reservas de cobre del planeta, así como la región mundial donde más toneladas de este metal se producen anualmente.

Según el organismo norteamericano, Chile cuenta con unas reservas de 190.000 millones de toneladas de cobre, que en relación al actual ritmo de extracción podría ser más que suficiente para los próximos 100 años. Las reservas chilenas, suponen el 28% de las reservas mundiales de este material, mientras que países como Perú alcanza el 13% o Australia que conserva el 12%.

Cerca de 3.000 millones de dólares para exploraciones

Pablo Wagner, subsecretario de minería del Gobierno de Chile, ha explicado como un mayor precio del cobre en los mercados internacionales torna imprescindible la continua exploración de los posibles proyectos que se puedan llevar a cabo eficientemente en los existentes yacimientos geológicos.

Mina de Chuquicamata en Chile

Vista aerea de la Mina de Chuquicamata en Chile

En el año 2009, se gastaron en Chile alrededor de 500 millones de dólares en exploraciones mineras, mientras que en el pasado 2011 llegaron a invertirse entre 2.500 y 3.000 millones de dólares.

Las constantes subidas en el precio del cobre han hecho que la economía chilena sea una de las más importantes y grandes de Latinoamérica, pues el “metal rojo” representa ya más del 40% de las exportaciones que realiza a nivel mundial, siendo su mayor fuente de ingresos y beneficios. Chile produce actualmente más de un tercio del cobre mundial.

No obstante, desde Lachatarra.es queremos recordar a nuestros lectores la gran importancia que tiene seguir recuperando la chatarra procedente del cobre, pues de esta manera se frenará el constante abuso de los recursos naturales procedentes de la minería.

De igual forma, los precios de la chatarra de cobre se han revalorizado al alza, debido a la gran durabilidad de este material, pues por muchas veces que sea recuperado y reciclado nunca pierde sus propiedades, sino que las conserva de igual forma.

¿Sabías que Chile es el país dónde más cobre se produce a nivel mundial? ¿Qué otros países productores de cobre y no mencionados en este post conoces? ¡Déjanos tus comentarios!

 

Vía @ El Mundo

Para entender adecuadamente que significado tiene el cobre y cuáles son los conflictos y/o alternativas que se derivan del mismo, vamos a
plantear el siguiente post respondiendo a unas sencillas preguntas:

¿Qué es el cobre?

El cobre es un material que puede encontrarse aislado o bien como parte de otros minerales como la azurita, la calcopirita y la malaquita.

Los depósitos más importantes de cobre están situados en Chile y EE.UU., donde se acumulan alrededor de 500 millones de toneladas. Esto
supone el 20% de las reservas mundiales de este material.

Además, el cobre es uno de los metales más utilizados a lo largo de la historia y junto con el aluminio, es uno de los metales no férricos más importantes. También se ha perfilado como un elemento excelente en lo que a conductividad calorífica y eléctrica se refiere.

¿Cómo se ha desarrollado el uso del cobre?

Anualmente se utilizan a nivel mundial aproximadamente unos 19 millones de toneladas de cobre. Así pues, Europa junto con EE.UU. son las principales potencias interesadas en este material.

  • En Alemania se consumen alrededor de 1´7
    millones de toneladas anuales, de las cuales 712.000 toneladas son producidas
    en este mismo país y prácticamente la mitad de esta cantidad proviene del
    reciclaje y de la recuperación del cobre. La última explotación minera alemana
    se clausuró en 1990.
  • Países emergentes como China o India también
    empiezan a demandar cobre de manera continúa. Una vez se haya estabilizado la
    demanda se podrá estabilizar también el precio del metal.

¿Para qué se utiliza el cobre?

Gran parte de los elementos dispuestos para la obtención de energías renovables están realizados con este material. Un ejemplo son los molinos de viento o los paneles solares. En cualquier lugar donde sea necesaria la energía eléctrica, será casi incuestionable la necesidad de cobre. También sectores como el de la construcción, las canalizaciones, las telecomunicaciones, la electrónica y la automoción están claramente ligados al uso de este codiciado metal.

En la Unión Europea (UE) existe la llamada “Estrategia de Materias Primas”, un instrumento ideado para la creación de políticas que faciliten el acceso libre a materias primas tales como el cobre, en los países donde se encuentran los yacimientos.

Esta estrategia establece que la política exterior de los países miembros de la UE, deben facilitar el acceso a las materias primas en los países que son productores mediante las siguientes vías: haciendo uso de la política exterior, a través de tratados comerciales o incluso implementando la cooperación al desarrollo.

Entonces ¿qué conflictos sociales y ambientales surgen?

Los habitantes de las poblaciones cercanas a los yacimientos minerales han mostrado su descontento por la amenaza bajo la que están sus modos de vida y sus derechos. Se sienten afectados por tener que correr con los costes de sociales y ambientales, que son inmensos, mientras que los consumidores siguen disfrutando de los productos y servicios producidos con el cobre. Esta situación es muy habitual en los países latinoamericanos.

¿Qué alternativas hay al respecto?

Tanto en el presente como en años venideros, el cobre reciclado va a cobrar importancia en lo que al abastecimiento global de materias prima se refiere. Este material es recuperable y reciclable en un 100% sin perder ninguna de sus propiedades, por lo que recuperar los cables viejos y las líneas conductoras de electricidad, se convierte en una de las minas más fructíferas del mundo.

Así pues, la UE se ha convertido en reciclador de cobre. Sin embargo, todavía no se alcanzan los objetivos óptimos de funcionamiento, pues en la gran mayoría de los metales apenas se llega a reciclar un 1%.

También es una buena alternativa reducir el consumo de cobre y sustituirlo por el uso de otros materiales compatibles.

¿Conocíais la problemática tanto social como económica que se deriva del consumo del cobre como materia prima? ¿Qué otros materiales conoces que sirvan en la sustitución del cobre como medida de ahorro de esta materia prima? ¡Déjanos tus comentarios!

Vía @ ECOPortal

La crisis económica ha incrementado la actividad relacionada con la recuperación y el reciclaje de chatarra, un negocio tradicional que está viendo aumentar su desarrollo. Sin embargo, teniendo en cuenta el precio general de la chatarra y todo lo que implica su recolección, transporte y tratamiento, no es frecuente que aporte abundantes beneficios a quienes se mueven en este ámbito.

No obstante, los medios de comunicación llevan algún tiempo haciéndose eco de las noticias relacionadas con los robos del que se ha convertido, gracias a su gran demanda mundial y posibilidades de reutilización, en el producto estrella: el cobre.

Actualmente y según al precio que se cotiza el cobre en el London Metal Exchange, pues el precio de la tonelada de cobre se encuentra cercano a los 6.250 €, la apropiación indebida de grandes cantidades de cobre se ha visto notablemente incrementada.

Debido a que la gravedad del asunto ha alcanzado una magnitud considerable, el Ministerio del Interior ha decidido extremar la vigilancia y el control en chatarrerías y fundiciones a través de diversas operaciones de carácter nacional.

Así mismo, la Federación Española de la Recuperación y el Reciclaje (FER) ha mostrado su conformidad y apoyo con las acciones de control y verificación.

Cabe destacar también los dos tipos de robos de cobre más frecuentes en nuestro país, y de los cuales hasta el 90% del material sustraído se destina al mercado asiático, concretamente a China.

Distinguiremos pues, entre los robos nocturnos en los que los ladrones se llegan a apropiar desde 100 hasta 1.000 kilos y los asaltos organizados, que afectan directamente a los camiones que transportan los materiales que entran o salen de las empresas de reciclaje.

Vía @ ElDiarioMontanes

Es pasado octubre os hablábamos sobre una de las revoluciones en cuanto a conductividad eléctrica se refiere, los nanotubos de carbono como alternativa a los cables de cobre convencionales. Pues bien, hoy desde Lachatarra.es vamos a ampliar este tema y a explicaros cómo se reciclan las nanopartículas de este nuevo material.

Los nanomateriales se encuentran entre las sustancias más prometedoras, debido a su alto rendimiento mecánico, eléctrico y térmico. Pero, ¿qué es lo que ocurre con estos materiales cuando al alcanzado el final de su vida útil? Os lo contamos a continuación.

A través del proyecto Recytube se propone la reutilización de desechos industriales plásticos que contengan los citados nanotubos de cabono y que se hayan generado durante la producción del masterbatch (mezcla maestra), compounding (composición) o procesos de fabricación de moldeo por inyección. Estos desechos se emplearán en la producción de nuevos nanocomposites plásticos con valor comercial.

 

Así pues, durante la primera etapa del proyecto se identifican diversos métodos rápidos que podrían emplearse en la planta de producción a la hora de contabilizar la totalidad de nanotubos de carbono, para finalmente poder predecir las propiedades finales del material y su reciclabilidad.

Entre los diversos métodos estudiados se ha realizado una selección teniendo en cuenta la facilidad, el bajo precio y la constancia de sus resultados.

El paso siguiente dentro de Recytube se centra en el desarrollo de piezas para la industria eléctrica y electrónica empleando nanocomposites reciclados que contengan nanotubos de carbono, prestando especial atención a la evaluación sobre los cambios en el impacto medioambiental derivados del uso de nanocomposites de CNT reciclados, o lo que es lo mismo, los nanotubos de carbono recuperados.

Este proyecto se está llevando a cabo por un consorcio formado por tres pymes y un centro de investigación, las cuales son: Nanocyl (Bélgica), Colorex (Países Bajos), Faperin y Aimplas (España).

Entre todos se cubre por completo la cadena de valor de los nanotubos de carbono, desde la producción de nanocargas (Nanocyl), pasando por su incorporación a los materiales plásticos (Nanocyl y Colorex) y, finalmente, llegando a la fabricación de productos plásticos (Faperin). Aimplas coordina el proyecto y, como centro de I+D, ofrece asistencia técnica a los socios.

Vía @ Interempresas – Imagen @ Flickr Geoff Hutchison

  • El final de los cables de cobre podría estar más próximo de lo que parece, ya que investigadores de la Universidad de Rice, en EE.UU., han logrado obtener cables eléctricos a partir de nanotubos de carbono.

Una de las principales características de estos nanotubos de carbono es que puedan transmitir la misma corriente que cualquier cable realizado en cobre, con un peso menor y con una disminución de la pérdida de energía.

Este es un objetivo que se lleva persiguiendo desde la década de los 80 y podría suponer una reducción importante en el peso de los vehículos o los aviones, según se ha recogido en la revista Technology Review del Instituto Tecnológico de Massachusetts.

Ya ha sido demostrado por la Universidad de Rice, que este tipo de cables funcionan correctamente, por lo que se han puesto manos a la obra en el diseño de una futura línea de fabricación que inicie la producción de los cables eléctricos a partir de nanotubos de carbono.

Los nanotubos son estructuras tubulares con un diámetro similar al del nanómetro (la milmillonésima parte de un metro) de carbono, son muy resistentes a nivel mecánico y sus propiedades conductivas superan las del cobre. Aunque según la revista, surge un problema y es que las estructuras grandes no igualan las propiedades que tienen los tubos cuando se sitúan uno al lado del otro.

Además, estos cables también son capaces de transportar más electricidad a larga distancia sin pérdida de energía, lo que actualmente supone un problema para el sistema eléctrico con las instalaciones convencionales.

Por último, diremos que al estar confeccionados a partir de carbono y no de metal, su corrosión es nula, lo que nos lleva a la conclusión de que se trata de unos cables ligeros, resistentes, flexibles y con una mayor capacidad sobre la conducción de la energía a larga distancia sin pérdida de la misma. Sin embargo, de momento no se conocen las posibilidades de reciclaje de este tipo de cables.

A continuación podrás ver un vídeo, en inglés, dónde explican detalladamente el funcionamiento y la composición de los nanotubos de carbono.

¿Qué te parece este nuevo avance? ¿Podría suponer el futuro de los cables para la conductividad eléctrica? ¡Déjanos tu comentario!

Vía @ ElEconomista