chatarreria jareño

Entradas con la etiqueta ‘chatarreria’

¿Cómo se clasifican los residuos en función de su origen y naturaleza? Hoy en Lachatarra.es vamos a compartir con vosotros la Lista Europea de Residuos (LER), un instrumento que facilita la clasificación de los mismos sin la necesidad de realizar ensayos, ya que en el se encuentran cerca de 400 tipos de residuos, en función de la fuente que los ha originado.

La información la hemos extraído desde un documento en PDF que fue publicado en 2010, de la Fundación del Metal para la Formación, la Cualificación y el Empleo, ubicado en la sección “Sector Metal” de la página web del Ministerio de Industria, Energía y Turismo.

A nivel español, la última LER se ha publicado en la Orden MAM/304/2002, de 8 de febrero, que es una transposición prácticamente literal de la Decisión 2000/532/CE, la cual presenta una única lista de residuos que deroga las dos listas anteriores (Decisión de la Comisión 94/3/CE y Decisión del Consejo 94/904/CE).

La LER está dividida en 20 capítulos en función de la fuente que genera los residuos, distinguiéndose además los residuos no peligrosos de los peligrosos. Los residuos metálicos que aparecen en ella son los siguientes:

Debido a la actual recesión económica por la que atraviesa el país, un negocio tradicional y antiguo como es el de las chatarrerías vuelve a resurgir. Cada vez son más las personas que dedican su jornada laboral a la búsqueda y recolección de chatarra, algo que se estaba perdiendo y que de nuevo toma importancia en la región de Valencia y en el resto de provincias de la Comunidad (Castellón y Alicante).

chatarreriasEn la mayoría de casos, la chatarrería es un negocio que se hereda de padres a hijos pero además también supone una vía de sustento para miles de personas. La chatarrería además de contar con su propio personal interno, mantiene una estrecha relación con todos aquellos que acuden a sus instalaciones a depositar la chatarra recolectada, o en el caso de empresas a depositar los desechos generados durante los procesos de fabricación y/o de construcción.

Puesto que una de las claves de la naturaleza es la de transformar la materia, en lugar de destruirla o de crearla, el reciclaje y la recuperación han pasado a ser labores de vital importancia. Por ello es necesario aprovechar y reciclar toda clase de estructuras metálicas, maquinaria usada y residuos tanto férricos como no férricos, ya que así se contribuye al ahorro de materias primas.

El medio ambiente y la elevada contaminación registrada en las grandes ciudades se encuentran ahora en el punto de mira, puesto que resulta imprescindible tomar medidas que favorezcan la preservación del planeta. Gracias a la actividad desarrollada en las chatarrerías es posible una mejora en nuestro ecosistema, aunque todavía queda mucho por hacer en una gran cantidad de ámbitos y aéreas que distan de este sector.

Se ha precisado que el pasado día 27, fueron sustraídas un total de 35 obras pertenecientes a seis galerías de arte que están valoradas en unos 5 millones de euros, y no 28 valoradas en 2,7 millones como se informó en su día.

Los agentes localizaron primero escultura de Chillida valorada en 800.000 euros y que los autores del robo habían vendido a una chatarrería de Madrid por la cantidad de 30 euros, tras lo que pudieron localizar otras 33 en una furgoneta. Finalmente, se han localizado 34 obras que están en buen estado, la mayoría protegidas en sus embalajes originales.

Sólo uno de los 34 cuadros recuperados tenía el cristal roto, pero sin afectar a la obra, ha precisado la delegada, que ha destacado la importancia de la operación policial. La obra que falta -la número 35- está siendo buscada aún, ha precisado el jefe de la UDEV.

La Policía no ha practicado todavía ninguna detención en relación con esta operación, que lleva a cabo el Grupo XXI de la Brigada Provincial de Policía Judicial de Madrid, y que continúa abierta y bajo secreto sumarial, por lo que no se han ofrecido detalles de la misma. El responsable de la Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta (UDEV) ha asegurado que no se descarta ninguna hipótesis sobre el suceso y ha confiado en que los autores del robo sean detenidos próximamente.

Las obras son de autores como Pablo Ruiz Picasso, Fernando Botero, Eduardo Chillida, Gonzalo Gonzáles, Cveto Marsic, Julio González y Antonio Saura. El camión sustraído fue recuperado tres días después en las inmediaciones de la localidad de Alcorcón.

Fuente de información: ADN.es

La actual situación no está siendo nada fácil para las chatarrerías puesto que la crisis ha afectado de forma importante el sector en el que se desenvuelven. Pese a ello, intentan mantener su actividad en niveles aceptables que permitan seguir desarrollando el negocio. Las empresas que han podido sobrevivir se resienten debido a  la situación económica que se ha agravado por la “crisis del ladrillo” dónde un gran número de obras se han visto paralizadas, haciendo desaparecer la chatarra que provenía de los restos del sector de la construcción.

La principal función de las chatarrerías es realizar el clasificado del material recogido o que se recibe directamente en sus instalaciones, siendo una función necesaria para determinar el tipo de metal y la aleación del mismo. Una vez se ha clasificado se elabora en función de las necesidades del cliente (principalmente siderúrgicas) y de las propias características del material. Posteriormente, la chatarra puede ser prensada o cortada, según la preferencia de cada cliente y en función del tamaño de sus hornos o del tipo de aleación que desean obtener.

Además otra de las funciones que se pueden realizar en los centros de recepción y recogida de chatarras, es facilitar la entrega o retirada de los materiales a cualquier empresa que lo solicite. De esta manera se crea un compromiso con el medio ambiente y con los propios clientes, dónde se hace del reciclaje una labor imprescindible y de vital importancia.

Los principales objetivos de esta actividad son favorecer la prevención en la contaminación de nuestro planeta y ofrecer la máxima calidad en la producción, el transporte, almacenaje y reciclado de la chatarra procedente de metales tanto férricos, como no férricos. De esta forma, se pueden establecer las iniciativas que asegurarán el cumplimiento de las leyes, así como la mejora del proceso que se realizará según las exigencias de cada cliente, evaluando así las repercusiones medioambientales.