chatarreria jareño

Entradas con la etiqueta ‘aluminio’

Hoy vamos a hablaros sobre el aluminio y sus principales características compartiendo cierta información interesante que hemos encontrado en la web Aluminio.org.

El aluminio es un tipo de metal con innumerables propiedades que permiten que a través de su reciclado se puedan logran excelentes beneficios medioambientales, económicos y sociales. Por este motivo se considera que reciclar la chatarra de aluminio es una actividad sencilla y que es capaz de proporcionar un importante ahorro de materias primas vírgenes. A continuación enumeramos brevemente los beneficios:

  • La producción de aluminio a partir de la chatarra supone un 95% de ahorro de energía.
  • El metal conserva todas sus propiedades y características durante el proceso de reciclado.
  • El 100% del aluminio puede ser reciclado.
  • Material fácilmente maleable y por tanto, de fácil transporte.
  • El aluminio se revaloriza energéticamente aumentando su valor en la London Metal Exchange.
  • El aluminio puede reciclarse un número ilimitado de veces.

Las propiedades que hacen que el aluminio sea un metal tan valioso y con tantas posibilidades de aprovechamiento que hace que las tasas de recuperación y reciclaje de este material sean considerablemente elevadas.

Como comentamos en nuestro anterior artículo: El aluminio y el ciclo de vida del “metal verde”, éste es un material extremadamente ligero (1/3 del peso del cobre o del acero), con una excelente resistencia a la corrosión, algo importante en productos que requieren protección y conservación, que proporciona una buena conductividad de la electricidad y el calor, sin magnetismo ni toxicidad, con propiedades reflectoras de luz, impermeable y fácilmente deformable.

El aluminio alcanza unas tasas de reciclado en la Unión Europea (UE) muy elevadas pues se llega a reciclar hasta un 50% en envases, un 85% en materiales de construcción, y un 95% en elementos de transporte. Esto genera un impacto ambiental muy positivo, pues la producción anual de aluminio reciclado en Europa asciende a 4 millones de toneladas.

El aluminio debido a su alta durabilidad y al posible reciclaje del mismo al 100% sin la pérdida de calidad, se ha ganado la denominación de “metal verde”.  Su considerable resistencia y las características que hacen que su mantenimiento sea bajo, lo convierten en el material preferido por la industria de la construcción, que constantemente busca materiales más ligeros, resistentes, duraderos y ecológicos.

El aluminio es un material seguro para los seres humanos, pues no libera ningún tipo de emisión tóxica durante su procesado o durante su utilización y además tampoco se corroe con el paso del tiempo. Así mismo, es un material extremadamente ligero que permite un empleo de energía mucho menor durante el transporte, haciendo que los niveles de emisiones de CO2 sean también menores.

Este no es todo el valor del que dispone el aluminio ya que, aproximadamente, el 75% de lo que se ha producido a lo largo de su historia (que ronda los 100 años), todavía está en uso a día de hoy. Esto hace que se cree un fondo de aluminio virtual que se repone continuamente con su propia aplicación, como por ejemplo en materiales de construcción, en latas de refresco, en los componentes de los automóviles, etc.

Una tonelada de aluminio reciclado es capaz de proporcionar un ahorro de alrededor de 4 toneladas de su principal materias que es la bauxita, y un 95% de la energía necesaria para producir aluminio como materia prima. A su vez, esto permite evitar hasta 9 toneladas de emisiones de CO2.

Cada año, gracias al reciclaje de chatarra de aluminio se consiguen ahorrar alrededor de 80 millones de toneladas de emisiones de gases de efecto invernadero, o lo equivalente a la eliminación de unos 15 millones de coches del parque automovilístico mundial.

Desde el año 2001 se está investigando la cantidad real de chatarra de aluminio (generalmente aquella que proviene de los envases) que se llega a recuperar al año y a través de que vías se hace, ya que el proceso de reciclaje final puede realizarse a través de las recuperadoras tradicionales, las escorias de incineración, plantas de selección, plantas de R.S.U. (residuos sólidos urbanos) o plantas de recogida complementaria.

Pero también es muy importante tener en cuenta la labor que se realiza en las chatarrerías tradicionales y Centros Autorizados de Tratamiento, ya muchas veces el proceso de reciclaje del aluminio comienza allí, tras la recepción, el almacenaje y las acciones de logística que determinarán a qué tipo de gestor de residuos se enviará el producto final para su reciclado.

Reciclar aluminio es algo importante, tanto para la economía como para el medioambiente. Toda la chatarra de aluminio es recuperada y reciclada, pues es un material bastante valioso en el mercado y sirve como materia prima para la fabricación de nuevos envases y productos por su excelente composición, que permite que no se pierdan las propiedades del metal tras su reciclado y que éste pueda ser recuperado una y otra vez.

Un dato importante a tener en cuenta, según el número 138 de la revisa de la FER (Federación Española de la Recuperación y el Reciclaje), es que aproximadamente el 75% del aluminio fabricado desde hace 100 años hasta la fecha, se encuentra todavía en uso, en forma de diversos productos y gracias al reciclado.

Además la fabricación de nuevos productos utilizando aluminio reciclado, permite un ahorro energético del 95%, en comparación con la energía que sería necesaria para fabricar el mismo material pero a partir del mineral. ¿Cómo particular qué formas habituales conoces para la gestión de los residuos de chatarra de aluminio? Déjanos tus comentarios.