chatarreria jareño

Archivo de la categoría ‘Reciclaje de acero’

 

De los 13,6 millones de toneladas de chatarra que se han producido a lo largo de 2012 en nuestro país, más de 11 millones toneladas han sido tratadas por nuestras industrias siderúrgicas, pese al descenso del 12%  que ha sufrido la producción de acero a causa de la crisis económica actual.

Pero no sólo ha bajado la producción, sino que también el reciclaje ha descendido un 10,4 %, por lo que podemos decir que esos 11,2 millones de chatarra suponen prácticamente un reciclado completo de todo lo producido.

En España, la producción industrial de acero depende siempre en mayor o menor medida del material reciclado, y cada tonelada de acero que se recicla supone un ahorro de 1´5 toneladas de  hierro, un 85% de agua, el 80% de la energía y un 85% de carbón.

 

Reciclando chatarra metálica

 

Para el proceso de fabricación de acero se utilizan dos métodos principalmente:

  • Siderurgia Integral: en horno alto y acería al oxigeno LD, donde la producción se realiza a partir de mineral de hierro y un 30% de chatarra para regular la temperatura.
  • Acería de horno eléctrico: en el que se puede utilizar el 100% de chatarra como materia prima.

 

Este último método ha supuesto además el 75% de esos casi 14 millones de toneladas producidas, mientras que la media europea apenas alcanza el 43% y la media mundial se queda en un 29%.

Respecto al tratamiento internacional de este tipo de residuos, en 2012 España ha importado 4,3 millones de toneladas que se procesaron cumpliendo, por supuesto, las garantías y controles medioambientales y de las cuales un 71% se volvió a exportar como material elaborado.

UNESID valora muy positivamente el papel de la siderurgia la economía del país puesto que ha contribuido con 2.100 millones de euros, un 57% más que en 2011, que supone además el 14% del superávit comercial no energético de España.

¿Tienes claro que el reciclaje es el futuro? ¿Ves en la economía “verde” una posible salida de la crisis? Déjanos tu comentario.

Ya os hemos hablado en diversas ocasiones de la gran importancia que tiene para el medio ambiente la recuperación y el reciclaje de materiales. Pero ¿cómo se realiza y qué efecto tiene la recuperación del acero en nuestra sociedad? Os lo explicamos a continuación.

Junk SteelLos productos realizados en acero tienen una característica esencial derivada del hierro y es que son magnéticos, lo que hace que sean completamente distintos al resto de productos fabricados con otros componentes metálicos.

Recuperación de acero en los centros de tratamiento:

Por este motivo, la recuperación del acero u hojalata es sumamente sencilla ya que tan solo es necesaria la acción de un electroimán situado justo encima del flujo de residuos que circulan por la cinta de cualquier centro de tratamiento de residuos. De esta forma los elementos que hayan sido fabricados en acero quedarán automáticamente suspendidos y pegados sobre la banda magnética.

Plantas de compostaje:

De la misma forma se realiza la recuperación del acero en las plantas de compostaje, ya que también utilizan fracciones magnéticas que se encargan de separar los residuos de acero del resto de basura orgánica, que es recogida habitualmente por los servicios municipales de limpieza.

Plantas de incineración:

Otra forma de recuperar fácilmente el acero es la llevada cabo en las plantas incineradoras, ya que durante la incineración el acero es capaz de soportar calor y no se calcina ni se deteriora.

En España existen diversas plantas incineradoras que centran su actividad en la reducción del volumen de basura que se acumula en los vertederos y en la producción de energía a través de la incineración de los residuos domésticos, aunque en muchas de ellas ya cuentan con un sistema de electroimanes que evitan que el acero llegue a los hornos de incineración.

¿Qué beneficios aporta el reciclaje del acero?

Está claro que la recuperación y el reciclaje de la chatarra férrica es fundamental en los procesos metalúrgicos, pero ¿por qué? A continuación expondremos algunos puntos que os ayudarán a comprenderlo:

  • Cada tonelada de acero reciclado es capaz de ahorrar una tonelada y media de hierro y cerca de medio kilo de carbón, que es lo que se emplea para obtener el acero como materia prima.
  • Producir acero reciclado supone un ahorro en gasto energético cercano al 70%, y si hablásemos de agua el consumo de la misma se reduce en un 40%.

Estos motivos ya son suficientes para demostrar que el beneficio medioambiental es evidente y que puesto que los recursos naturales son limitados debemos unir nuestras fuerzas para aumentar y fomentar la recuperación de los materiales que se desechan, sobre todo cuando se trata de materiales empleados en tantísimos procesos productivos.

Vía @ ECOacero

Uno de los principales puntos de recogida de acero a nivel doméstico y urbano son los contenedores amarillos donde además de plásticos y compuestos, también es el lugar indicado para depositar los envases metálicos y compuestos por acero. Además España es uno de los países que más reciclaje de acero realiza a partir de los envases recuperados, alrededor de un 77%.

Pero también hay una larga relación de productos fabricados con acero y que encontramos en la mayoría de hogares como neveras, hornos, lavadoras, lavavajillas, que han de depositarse en los puntos limpios. O bien contactar con el ayuntamiento, ya que muchos de ellos tienen habilitado un servicio de recogida. Además cada vez que alguien compra un electrodoméstico nuevo, la empresa que lo vende tiene que hacerse responsable de su recogida y correcto traslado a una instalación de reciclaje. Sobre los vehiculos y automóviles, hemos de añadir que son compuestos valiosos, que pueden convertirse en peligrosos, por lo que no es recomendable dejarlos abandonados, ya que su destino final ha de ser también un C.A.T. (centro autorizado de tratamiento).

El acero posee unas cualidades muy valiosas que lo convierten en un material útil para la producción de diversos productos y envases, además de para el reciclaje, ya que al igual que el cobre es un material que puede reciclarse tantas veces como se desee. Se trata de un material inalterable, que no pierde resistencia, dureza ni maleabilidad. Además sus propiedades magnéticas facilitan el proceso de recuperación del acero, ya que es posible la utilización de electroimanes en su separación, lo que permite separarlo del resto de materiales y reciclarlo de forma adecuada.